Allport (1960) explica lo que es un sentimiento religioso maduro. Para Allport, la religión sofisticada no es egoísta, sino una devoción intrínseca y genuina de aquellos que creen y aman a Dios y, por lo tanto, están interesados en la mejora de sí mismos y de su comunidad.

Interpreto el párrafo anterior y entiendo que internalizar mi fe en Cristo aceptando mi responsabilidad de acción me convierte en un mejor cristiano y, en consecuencia, en alguien que busca a Dios y procura el bienestar de las comunidades en las que vivo y de las personas de esas comunidades. Cuando pienso sobre esto me viene a la mente que las dos mejores formas que conozco para interiorizar mi fe en Dios de manera efectiva son la oración y la lectura de la Biblia. Y estos dos elementos se combinan muy bien en la práctica antigua de la liturgia de las horas, que se traducen en los oficios diarios anglicanos.

Los oficios diarios en St. James ‘consisten en una oración matutina y otra vespertina. Ahora se celebran en Zoom todos los días a las 9 de la mañana y a las 5 de la tarde. Junto con la Misa, los Oficios Diarios son una de las liturgias públicas en línea que ofrece St. James ‘.

Los cristianos han rezado el Oficio Diario desde los primeros tiempos de la iglesia, siendo un requisito obligatorio para el clero desde el siglo quinto. Son oraciones contemplativas que nos llevan a la presencia de Dios, simplemente para estar con él. Al orar y meditar, pretendemos estar más cerca del Todopoderoso y escuchar su voz sin distracciones. Las oraciones están llenas de profundo significado teológico y belleza, siendo bíblicas y sencillas en su ejecución.

El Oficio Divino tiene su origen en la antigua Liturgia de las Horas que se rezaban inicialmente en las comunidades monásticas. El día tiene siete horas litúrgicas – tres mayores (maitines, laudes y vísperas) y cuatro menores (tercia, sexta, novena y completa) – un séptuplo para santificar el día con oración y darle estructura y propósito.

En la edición de 1549 del Libro de Oración Común , el arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer combinó las horas medievales y las organizó en una oración doble, matutina y vespertina. En esta obra teológica, Cranmer acomodó oraciones entre salmos, cánticos y lecturas de la Biblia, todo en un inglés elegante y comprensible, creando una de las joyas litúrgicas más hermosas de la tradición y cultura anglicana, especialmente cuando se cantan, particularmente en las Catedrales. Según Burns & Oates (1969), Cranmer “hizo de ellos – los Oficios Diarios – un medio de educación por medio del culto que ninguna Iglesia, católica o protestante, tiene un equivalente hoy día”.

La razón por la que escribo este breve comentario es porque encuentro consuelo, paz y una mejor estructura y equilibrio en mi vida cuando rezo los Oficios Diarios con regularidad. Para mí, rezar los Oficios ha mejorado mi bienestar y mi claridad de mente y pensamiento. Me encuentro más cerca de Dios y siento la necesidad de mejorarme a través de la oración y la contemplación como persona y como cristiano. Recomiendo encarecidamente los Oficios diarios y los invito a unirse a nosotros para rezar pronto. (Los detalles de zoom se publican en el boletín, The Thurible.)

José Luis Aranda Moyano

 

Publicado en inglés en: St James´ Anglican Church Liturgy at Home [Brochure]. Vancouver, British Columbia: Author. Retrieved July 18, 2020, from https://files.constantcontact.com/50a19c1c001/287558ac-6a40-4aed-9924-3ad4e7f37f5d.pdf

La traducción que ofrezco es mía.

 

Fuentes:

Allport, G. W. (1960). The individual and his religion: A psychological interpretation:

Gordon W. Allport. London: Macmillan.

Catechism of the Catholic Church. (n.d.). Retrieved July 03, 2020, from https://www.vatican.va/archive/ENG0015/_INDEX.HTM

Kurian, G. T. (2011). Divine Office. The Encyclopedia of Christian Civilization. doi:10.1002/9780470670606.wbecc1529

Owen, H. P. (1970). The Foundations of Belief. By Leslie Dewart. Burns and Oates, 1969. Pp. 526. 70s. Scottish Journal of Theology, 23(3), 354-355. doi:10.1017/s0036930600021682